Voy a caer, lo tengo decidido. Llevo tiempo mirando pequeños portátiles para navegar por Internet tirado en el sofá, pero es innegable a estas alturas que eso es terreno para un tablet.

El tablet está de moda. Y prueba de ello es la estrategia continuista del gigante de la manzana mordida con su 2 y la oleada de tablets de otros fabricantes, basados en Android sobretodo, con permiso de Microsoft, que vienen en esta primera mitad de año.

Así pues, la primera batalla, más allá del sistema operativo, la sitúo en el tamaño. 7, 9 y 10 pulgadas parece ser la oferta que tenemos/tendremos disponible, con pequeñas variaciones (como 8.9 para la nueva Samsung Galaxy Tab 2 o 9.7 para el iPad). La primera, buscando la movilidad, la última, facilitar la usabilidad, en medio, la virtud.

Sinceramente, en mi caso no me la llevaré de paseo, así que optaré por las más grandes. Eso, por supuesto, tiene un coste en vida de la batería, pero, de nuevo, no me la llevaré de paseo.

La siguiente batalla son las prestaciones. Salvando de este saco al iPad, que es lo que es y no se puede comparar, ya que está diseñado en un bloque hardware + software, el resto de tablets nos ofrecen configuraciones muy diversas. Desde los más entry level de Archos (evitando marcas chinas con nombres impronunciables), hasta los procesadores dual core de opciones como el Motorola Xoom.

Lo que sí creo tener decidido es el sistema operativo. Windows no me parece que sea la mejor opción para un dispositivo táctil de capacidades hardware muy elevadas y iOS me parece demasiado encorsetado, por mucho que funcione rozando la perfección. Quizá sea justamente por esas limitaciones. Así que, y no por eliminación, aunque lo parezca, me decido por Android. Me está enamorando en mi móvil y ya he montado alguna máquina virtual con Honeycomb que me ha gustado bastante.

Tenía hace poco casi decidido ir a por el Toshiba Folio 100. Sus especificaciones son magníficas, incluso con un procesador como el Nvidia Tegra 2. Y encima se puede encontrar por debajo de los 350 euros. Hay muy malas reseñas de él, la verdad, sobretodo en cuanto a sistema operativo. Pero nada que no arregle la gente de XDA-Developers dejando a los usuarios realmente contentos.

Sin embargo, ver venir cosas como el LG Optimus Pad, con capacidades 3D, o el MSI Windpad 100A, con especificaciones del estilo del Toshiba, presumiblemente en el mismo rango de precios y con alguna mejora, como la cámara o que venga directamente con Honeycomb, le hacen a uno dudar.

Dejaremos pasar el primer semestre y pasaré el verano navegando con un tablet. ¿Y tú?

About these ads